top of page
Buscar
  • ALTA DECORACIÓN

DISEÑO DE INTERIOR INDUSTRIAL

La historia de esta decoración cuenta que, en la década del 50, jóvenes en busca de crecimiento en grandes ciudades como Nueva York o Chicago, tenían que empezar en lugares que años atrás habían sido fábricas, por lo que abundaban vigas, ladrillos y hormigón.



Así se fue adoptando este estilo, y hoy los diseñadores de interiores se inclinan por estos elementos en la decoración que muestran con orgullo los materiales de construcción que otros tratan de ocultar.

Los muebles que se utilizan en los estilos de decoración de casas industriales son de metal o hierro, incluso se dejan ver con un poco de óxido en ellos. También se usan maderas sin tratar y chapas. No pueden faltar uno o dos piezas decorativas como cuadros o fotografías para agregar un toque de color a un ambiente con colores opacos o pálidos.


El gris es uno de los favoritos para esta decoración. Para contrarrestar la frialdad o tonos oscuros, una gran entrada de luz natural es necesaria.



No es ningún secreto que la decoración de estilo industrial está estrechamente vinculada con viviendas tipo loft y espacio abiertos. Pero más allá de la apuesta decidida por construcciones de altos techos donde la integración de espacios es una constante, existen otras características propias de esta corriente. Algunas de las más populares son:


Estructuras a la vista:


Es junto a la tipología de viviendas, una de sus señas de identidad más características. La decoración industrial apuesta por la desnudez de las estructuras. Tuberías, paredes de ladrillo visto, vigas originales, instalaciones… No es solo que no se escondan, sino que estos elementos propios de la arquitectura interior de las construcciones se exponen como parte del diseño.




Colores sobrios:

La paleta cromática en la decoración de estilo industrial se viste de tonos neutros, principalmente, para evitar que los mismos supongan una distracción.


Son los materiales y estructuras las que deben concentrar las mayores atenciones y, en consecuencia, los colores son un mero complemento al resto de elementos propios de este tipo de decoración. Por ejemplo, los tipos de encimeras estilo laminadas o granito aportan estilo a la estancia.


Amplitud visual y luminosidad:


Las viviendas tipo loft son el escenario preferido para la aplicación de diseños industriales. Su naturaleza como espacios abiertos encaja a la perfección con otra de las señas de identidad propia de este tipo de atmósferas: la amplitud espacial.




Techos altos, ausencia de paredes y grandes ventanales que permiten que la luz natural entre a raudales en el interior son rasgos propios de esta corriente.


Piezas icónicas:


Si bien es cierto que la decoración industrial es, más bien, minimalista, deja sitio a un amplio elenco de piezas icónicas. Seguro que reconoces el mítico sofá Chester tapizado en cuero entre ellas, pero hay más. Las sillas Tolix, las mesas con sobre de madera y patas de hierro o sus homólogas de centro con ruedas también encajan dentro de esta tendencia.





Una iluminación brillante:

Tampoco la iluminación escapa a las máximas del estilo industrial que, entre otras cosas, apuesta por bombillas vistas, lámparas de metal y hasta focos inspirados en los empleados en el cine o la fotografía para crear ambientes que brillan con luz propia.




En alta decoracion te ofrecemos telas para tapizar, fotomurales, papel tapiz y todo lo que necesites para conseguir este diseño de interiores.








































6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page